Búzios siempre ha sido un paraíso, pero ha sido en los últimas décadas cuando ha aumentado considerablemente el turismo es esta pequeña ciudad que cuenta con unos 25.000 habitantes. Búzios se encuentra en una pequeña península brasileña, relativamente cerca de Río de Janeiro.

Dado el gran interés que despiertan sus magníficas playas en todo el mundo, Búzios cuenta con una gran diversidad de culturas. Antiguamente la ciudad se mantenía principalmente a base de actividades como la pesca y la agricultura, un pueblo humilde en el que su gente vivía tranquila y con una gran calidad de vida.

Búzios como destino turístico.

Fue más o menos a partir de 1960 cuando comenzó a emerger el turismo en la zona, además, a todo esto ayudó que los personajes famosos de la época (como Brigitte Bardot) fueran hasta la ciudad, lo que supuso una estupenda campaña de promoción.

Fue a partir de entonces cuando Búzios tuvo un auge en extranjeros que visitaban sus playas, y los habitantes supieron aprovechar el tirón, ya que construyeron y habituaron posadas, hoteles, balnearios, bares y discotecas, todo tipo de entretenimiento en el que los visitantes encontrarían un pequeño paraíso relajado pero siempre divertido.

Además de sus playas, Búzios oferta incluso el Ecoturismo, en el que se incluyen paseos marítimos, excursiones para que los amantes de la pesca puedan disfrutar de las técnicas autóctonas, deportes acuáticos, poder disfrutar de su fauna en la reserva del Tauá, donde se puede disfrutar de los animales y de una reserva arqueológica y antropológica propia.

Pero además, los hogares de Búzios son únicos en la zona, ya que se trata de hogares acogedores y pequeños, que no superan nunca los dos pisos de alto. Se trata de un estilo acogedor, hogareño si se va con la familia, romántico si va con su pareja, y perfecto para visitar con amigos.